include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tarjeta Bendición | Tiendas | Contáctenos
El trabajo como un acto de adoración
 
Como seres humanos, no solo hemos sido creados para descansar y recrearnos, sino también para trabajar. Desde el principio de la Biblia, vemos que el único Dios verdadero no es un Dios holgazán,  ni tampoco creó un mundo holgazán. Al empezar el relato de Génesis, leemos: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra”. De inmediato se nos presenta a Dios como un trabajador considerado y creativo. Desde el principio vemos a Dios actuando. El Espíritu de Dios se está moviendo sobre la superficie de las aguas. Dios desata Su creatividad infinita, omnipotencia y omnisciencia, y se involucra íntimamente con Su creación, que es buena.

A medida que se desarrolla la obra creadora de Dios, vemos que en ese paisaje literario emerge la humanidad, que es la corona de la creación. Dios el Creador coloca un sello distintivo y único en los seres humanos, uno que separa a la humanidad del resto de la creación. Luego Dios dijo:

“Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que
tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del
cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes,
y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo”.
Y Dios creó al ser humano a Su imagen; lo creó a imagen de
Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras:
“Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla;
dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a
todos los reptiles que se arrastran por el suelo’”

Génesis 1:26-28

El escritor de Génesis quiere que entendamos el lugar único que los humanos ocupan en la creación. Observamos esta unicidad de dos formas fundamentales. En primer lugar, los humanos están diseñados por Dios para dominar sobre la creación de manera apropiada. Dios nos delega ser los mayordomos de la creación.

En segundo lugar, los humanos están diseñados por Dios para ser portadores de Su imagen, para reflejar al resto de la creación de manera única lo que Él es. El uso repetido de la palabra imagen en este texto nos habla de la importancia de dicha palabra para que podamos entender lo que significa ser humano.

Fuimos creados para adorarlo y para mostrarle a este gran universo un vistazo de Su gloria. Ese vistazo revela muchas cosas acerca de Su carácter y de magnificencia. Y, en un nivel muy fundamental, debemos reconocer que esta imagen en nosotros revela que Dios es un creador, un trabajador. Dios no es un holgazán.

EL TRABAJO COMO UN ACTO DE ADORACIÓN
Con frecuencia pensamos que la adoración es algo que hacemos los domingos y que el trabajo es algo que hacemos los lunes. Sin embargo, esta división de ideas no refleja el diseño ni el deseo de Dios para nuestras vidas. Dios diseñó el trabajo con una dimensión vertical y una horizontal. Trabajamos para la gloria de Dios y para promover el bien común. El domingo decimos que vamos a adorar, y el lunes decimos que vamos a trabajar, pero nuestro lenguaje refleja lo confusa que es nuestra teología. En medio del ritmo agitado de nuestras vidas modernas, no nos percatamos de que Dios diseñó nuestro trabajo para que fuera un acto de adoración.

Una oración por nuestro trabajo

“¡Sean manifiestas Tus obras a Tus siervos, y Tu esplendor a sus
descendientes! Que el favor del Señor nuestro Dios esté sobre nosotros.
Confirma en nosotros la obra de nuestras manos; sí, confirma
la obra de nuestras manos” (Sal 90:16-17).

Fuente Extraido del libro Trabajo y Redención
Autor: Tom Nelson
ISBN: 9781944586164
Editorial: Poiema


 
 
Trabajo y Redención
 

Conectando tu adoración del domingo con tu trabajo del lunes

TRABAJO. Para algunos esta palabra representa algo penoso y esclavizante. Para otros es un ídolo al que sirven con todas sus fuerzas. No importa si eres adicto al trabajo o si ves tu trabajo como un pesadilla, es hora de conectar la adoración del domingo con tu trabajo del lunes.
 



Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com