fjrigjwwe9r9ClientesDatos_2:_llave_zopin
fjrigjwwe9r9ClientesDatos_2:_llave_zopin
include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tiendas | Contáctenos
Tantos lugares a donde ir… ¿Cómo saber cuál elegir?
fjrigjwwe9r9noticias:contenido_adv_e
 
SI USTED TUVIERA QUE resumir su vida en seis palabras, ¿cuáles serían?
   
Hace varios años, una revista electrónica hizo esa pregunta. Se inspiró en el desafió posiblemente legendario que le propusieron a Ernest Hemingway de escribir un cuento de seis palabras, lo que dio lugar al clásico «Vendo: zapatos de bebé, sin usar».
   
La revista fue inundada por tantas respuestas que el sitio web casi colapsó, y finalmente formaron un libro con las respuestas. Not Quite What I Was Planning (No exactamente lo que tenía planeado) está lleno de autografías escritas por autores «célebres y desconocidos». Las memorias abarcan de lo gracioso a lo irónico y de lo inspirador a lo desgarrador:
  • «Un diente, una caries; vida cruel».
  • «Síndrome de salvador trae muchas desilusiones».
  • «Maldecido con cáncer. Bendecido con amigos». (Este no fue escrito por una abuela sabia y mayor, sino por un niño de nueve años con cáncer de tiroides).
  • «El vidente me vio más rica». (En realidad, esta autora podría ser más rica si dejara de despilfarrar dinero en videntes).
  • «La tumba no dirá: “Tenía seguro”».
  • «No soy buen cristiano, pero intento».
  • «Pensé que yo tendría mayor impacto».
El desafió del límite de seis palabras es que exige concentrarse en lo más importante para captar brevemente algo que tenga sentido. Una vez, Winston Churchill devolvió  a la cocina un pudin porque «le faltaba un tema». Yo no quiero que mi vida sea como el pudin de Winston.
   
Es impresionante pensar en qué escribirían los personajes bíblicos para sus memorias de seis palabras. Me parece que girarían en torno a la intersección entre la historia de la vida de cada persona  y la historia de Dios. Todos se inspirarían en la oportunidad divina que Dios les puso enfrente y la respuesta (el sí o no) que dio forma a su vida.
  • Abraham: «Dejé Ur. Fui padre. Sigo riéndome».
  • Jonás: «”No”. Tormenta. Arrojado. Ballena. Vomitado. “Si”».
  • Entre otros-
«No exactamente lo que tenía planeado» es la autografía de seis palabras que cualquiera de ellos podría haber escrito. En ninguno de estos casos habrían podido predecir dónde los llevaría la vida. Sus planes fueron interrumpidos. Se les ofreció una oportunidad o corrieron peligro, o ambos. Así funciona la vida. No somos ni los autores ni los peones de las historias de nuestra vida, sino, de alguna manera, socios del destino, la suerte, las circunstancias o la providencia. Y los autores de la Biblia insisten en que. Por lo menos algunas veces, en al menos algunas vidas (en cualquier vida en la cual la persona esté dispuesta), ese Socio invisible puede ser Dios.
   
A menudo en la Biblia, estas oportunidades parecen llegar en envoltorios inconfundibles. Una zarza ardiente. Un ángel luchador. Una mano escribiendo sobre una pared. Un vellón. Una voz.


Fuente: Libro Tantos destinos a donde ir . . . ¿cómo saber cuál elegir?
Autor: John Ortberg
ISBN: 9781496422613
Editorial: Tyndale en Español


 
 
Tantos destinos a donde ir . . . ¿cómo saber cuál elegir?
 

En Tantos destinos a donde ir . . . ¿cómo saber cuál elegir?, John Ortberg nos abre los ojos a las innumerables puertas que Dios nos abre todos los días, nos enseña cómo reconocerlas, nos alienta a tomar pasos determinantes de fe y nos exhorta a aprovechar cada una de las oportunidades tan extraordinarias que nos esperan. Así que, adelante, caminé a través de esa puerta. Es muy probable que usted pueda realizar algo con impacto eterno.
 



Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com