include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tarjeta Bendición | Tiendas | Contáctenos
¿DOCTRINA O CULTURA?
 
Novedades | Libros | Biblias
 
 
Todos tendemos a inclinarnos a un lado o hacia el otro; a enfatizar la doctrina o la cultura. Algunos nos inclinamos naturalmente hacia la verdad, los estándares y las definiciones. Otros nos inclinamos a los sentimientos, al entorno y las relaciones. Iglesias enteras, también, pueden enfatizar una cosa o la otra.

Si dependiera de nosotros, estaríamos parcialmente equivocados, pero no seríamos conscientes de esta equivocación, porque estaríamos parcialmente en lo correcto. Pero solo en parte. La verdad sin gracia es dura y desagradable. La gracia sin verdad es sentimentalismo y cobardía. El Cristo que vive está lleno de gracia y verdad (Jn 1:14). Por tanto, no podemos representarlo dentro de los límites de nuestras propias personalidades y trasfondos. Mientras dependamos de él en cada momento, tanto personalmente como colectivamente, nos dará sabiduría. Nos moldeará y hará que nuestras iglesias sean más como él, para que podamos glorificarle con más claridad que nunca.

Estas ecuaciones me ayudan a definir el tema de una forma más simple:

• Doctrina del evangelio – cultura del evangelio = hipocresía
• Cultura del evangelio – doctrina del evangelio = fragilidad
• Doctrina del evangelio + cultura del evangelio = poder

Solamente la poderosa presencia del Señor resucitado puede hacer que una iglesia esté centrada en el evangelio.

Hace varios años, la autora Anne Rice dijo, «Los cristianos han perdido credibilidad en América como personas que saben amar».3 Puede haber muchas razones para esta evaluación negativa, aunque no todas sean convincentes. Pero no puedo desechar su comentario. Tampoco es que el problema remarcado tenga baja prioridad en la Biblia, algo que podríamos analizar algún día. De hecho, pocas cosas son más urgentes para nosotros que recuperar la credibilidad como personas que sabemos amar, por la causa de Jesús, para que su glorioso evangelio esté inequívocamente claro en nuestras iglesias.

Las personas le verán en nosotros cuando edifiquemos nuestras iglesias en culturas del evangelio con los recursos de la doctrina del evangelio, sin tomar atajos.

Juan 3:16, tal vez el versículo más famoso de toda la Biblia, despliega ante nosotros la doctrina del evangelio. Este versículo es el evangelio para ti y para mí personalmente. La renovación de nuestras iglesias comienza en lo profundo de cada uno de nosotros, al ser nosotros mismos renovados en el evangelio. Meditemos entonces en este maravilloso versículo, frase por frase.

DE LA DOCTRINA A LA CULTURA

El amor de Dios en Cristo es la impresionante doctrina de Juan 3:16. Aquí está la hermosa cultura de la iglesia requerida por esta doctrina: «Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros» (1Jn 4:11).

Pedro lo expresa así: «Amaos unos a otros entrañablemente» (1P 1:22). No que nos amemos moderadamente, sino entrañablemente, del modo que Dios ama.

Hay mucho amor en este mundo, en su mayoría moderado. Pero bajo la bendición de Dios, la doctrina del evangelio abre nuestros corazones para recibir algo que está más allá de este mundo. Vemos de verdad cuán grande es el amor de Dios, por lo que nos despojamos de nuestra indiferencia y nos unimos para cuidarnos unos a otros de manera real, así como Dios se preocupa de nosotros maravillosamente. Es entonces cuando una iglesia empieza a lucir como una comunidad en la que el Dios de Juan 3:16 habita con poder. Es entonces cuando el mundo puede ver su amor en realidad, y muchos se unirán a nosotros en Cristo y vivirán para siempre.

La doctrina del evangelio crea una cultura del evangelio, y esto es importante.

Fuente: Extracto del libro El Evangelio, © 2015 por Editorial Poeima

 
MAS ARTÍCULOS DE INTERÉS

   
¿POR QUÉ
DISCIPULAR?
  Aprendiendo los lenguajes del Amor   Ocho pruebas para tomar decisiones correctas
Discipular es algo básico en el cristianismo. ¿Cuánto más claro podría estar? Puede que no seamos sus discípulos si no estamos trabajando para hacer discípulos.

 
Muchas parejas se aman sinceramente, pero no comunican su amor de una manera eficaz. Si no sabe expresarse, él o ella podrían sentir que no son amados,

 
¿Ha dicho Dios algo sobre esto en su palabra? ¿Qué pasaría si todos siguieran mi ejemplo? ¿He orado y siento paz en esta decisión?


         
         
    Volver a BLOG ➤    






Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com