"display:none">fjrigjwwe9r7ClientesDatos_2:_llave_zopin
include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tiendas | Contáctenos
Fallecio el queridísimo Hermano Pablo
En la mañana del, 27 de enero de 2012, el queridísimo Hermano Pablo partió al encuentro con el Señor Jesucristo. Guerrero de todas las batallas, incansable proclamador de las buenas noticias del Evangelio, Pablo Edwin Finkenbinder, fue un héroe del Pueblo de Dios.

La historia de vida del hermano Pablo y de cómo Dios lo usó para llevar Esa poderosa Luz del Evangelio al mundo hispanohablante a través de los medios de comunicación es apasionante. Quienes lo han conocido de cerca aseguran que su sola presencia marcaba la diferencia en cualquier lugar donde se encontrara.

A los diecisiete años de edad en el año 1938, solo con su diploma del Instituto Bíblico comenzó ya a trabajar en la causa de Cristo. Nunca abandonó el llamado de Dios. Ingenuo, pero lleno de ilusión, siempre fue sincero consigo mismo y con los demás, reconociendo con franqueza sus faltas y sus debilidades.

Pablo y Linda, su amada y dulce esposa, fueron a El Salvador como misioneros en 1942. Pablo recorría el país, a veces a lomo de mula, predicando el Evangelio y animando a obreros cristianos. En 1955, Pablo comenzó su primer programa radial, y en 1960 produjo dramas bíblicos para televisión que llegaron a reconocerse como el primer programa cristiano de televisión con un horario de difusión semanal fuera de los Estados Unidos.

Hoy «Un mensaje a la conciencia», aquel programa que comenzó a grabar en 1955 con una grabadora común y corriente sobre un barril metálico en su garaje, se divulga por radio, televisión y prensa escrita y lo reciben también por correo electrónico por todo el mundo.

Este hombre sencillo, humilde que consagró su vida a Jesucristo se encontró con el Creador y está gozando en Gloria.

Una «Celebración de la vida del Hermano Pablo» en español se ha programado para el día sábado, 4 de febrero de 2012, a las 2:00 de la tarde. La celebración se llevará a cabo en la iglesia Templo Calvario, localizada en 2501 West 5th Street, Santa Ana, CA 92703.

Esta «Celebración de la vida del Hermano Pablo» se transmitirá en vivo vía Internet desde nuestro sitio en la red www.conciencia.net. El servicio de celebración también se grabará y se colocará (después de un corto plazo) en el mismo sitio para que pueda verse.

La familia ha pedido que, en lugar de flores, se hagan donativos a la Asociación Hermano Pablo, la cual existe con el propósito de seguir difundiendo el Evangelio por medio del programa que el Hermano Pablo fundó: UN MENSAJE A LA CONCIENCIA. Para los que han pedido la manera de donar vía Internet, pueden pulsar este enlace:  http://www.mensajeaconciencia.com/ayudar.aspx

Fuentes: Editorial Vida y http://www.caringbridge.org/visit/hermanopablo.

A Continuacion les compartimos uno de sus progrmas de radio, difundido por
www.conciencia.net



DE CUERPO MUERTO, NUEVA VIDA por el Hermano Pablo

Ir a descargar

No dieron mucha esperanza de vida. El accidente había sido horrible. En las carreteras de Alemania se corre a velocidades exorbitantes y, cuando hay algún choque, es siempre desastroso. Así había sido éste en la cercanías del pueblo de Altdorft, Alemania.

De tres personas que venían en el automóvil, Marion Ploch fue la única que sobrevivió. Su situación era crítica porque además de haber quedado toda mutilada, traía en el vientre una criatura de tres meses de gestación. Los médicos hicieron todo lo posible por salvarla, pero su cuerpo no resistió.

Quedaba, entonces, el problema de la criaturita. ¿Podrían salvar al bebé? Había una sola manera: mantener artificialmente con vida el cuerpo de Marion hasta que la criatura naciera.

Así procedieron. Mantuvieron a la madre con vida hasta que dio a luz por cesárea a su hijito. Para entonces Marion Ploch, aquella madre de dieciocho años de edad, había estado muerta seis meses. Este es otro caso increíble de la ciencia moderna.

Lo más triste en la vida es ver un sueño morir sólo porque antes de que tiene la oportunidad de nacer, nosotros nos damos por vencidos. Esas son las veces en que, en medio de alguna tragedia, por no seguir la lucha, por no tener fe en nosotros mismos, por no pedirle ayuda a Dios, dejamos de batallar, y lo que pudiera ser fuente de alguna gran obra queda muerto en los escombros de la desilusión.

Muchas de las obras musicales del gran maestro Ludwig Van Beethoven jamás habrían nacido si el gran maestro de la música le hubiera dado más importancia a su condición física que a su pluma. Fue autor de treinta y dos sonatas, diecisiete cuartetos, nueve sinfonías, varios conciertos y otras muchas obras de una expresión incomparable. ¡Y todo esto mientras luchaba con la pérdida de su oído! Su infortunio era más que suficiente para haber abortado toda vida musical, pero Beethoven no se dio por vencido. Siguió dándole al mundo su arte aun cuando sus oídos estaban muertos.

De la muerte puede nacer nueva vida. La desventura puede ser fuente de nueva visión. La desgracia puede producir la victoria. No perdamos la fe.

La lección más grande es la del Calvario. No hubiera habido resurrección sin un Calvario. Y la muerte de Cristo ha sido la vida de millones de personas.

No perdamos la fe. Levantemos la vista al cielo. Cristo nos tomará de la mano para que crucemos juntos el valle de la desilusión. Él puede y quiere resucitarnos.







Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com