"display:none">fjrigjwwe9r7ClientesDatos_2:_llave_zopin
include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tiendas | Contáctenos
Mi mamá y yo peleamos todo el día. ¿Cómo puedo arreglar mi relación con ella?

Mi mamá y yo peleamos todo el día. 
¿Cómo puedo arreglar mi relación con ella?

Si bien es común, especialmente durante la adolescencia, que los hijos discutan mucho con sus madres, de ninguna manera es sostenible una situación en la cual haya peleas todo el día.  ¡Qué bueno que estés buscando cómo hacer para restaurar esa relación! ¡Cuánto le alegrará tu actitud al Señor, que nos anima a que “Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos” (Romanos 12:18)!

Ya que tienes la voluntad de hacer el esfuerzo por solucionar este problema, lo primero entonces que deberías intentar es desactivar el clima de guerra para crear un ambiente dentro del cual se pueda comenzar a dialogar.  Para pelear hacen falta por lo menos dos personas.  Si tú decides hacer el esfuerzo de no involucrarte más en una pelea, dejará de haber peleas.  Este es solamente un comienzo, ya que el hecho de que no peleen no implica que se haya logrado el objetivo final, que es restaurar la armonía en la relación.  Pero es un paso necesario para poder avanzar en el acercamiento mutuo, ya que es difícil escucharse en medio de las tormentas.

Luego, lo que debes hacer es cambiar la forma en que piensas acerca de tu mamá.  Si hay actitudes suyas que te exasperan, trata de que prevalezcan en ti el amor en la compasión.  Piensa que, como en todos nosotros, su carácter puede estar afectado por experiencias de su propia infancia y adolescencia, o heridas del corazón que no han sido sanadas y eso influye en su manera de reaccionar ante las cosas que tú dices o haces.  Comprende que además puede estar pasando por cambios hormonales propios de su edad, que también influyen sobre sus reacciones (y lo mismo puede estar sucediéndote a ti con los cambios hormonales propios de tu edad.  Todo esto debe servirte para no centrar la mirada en ti y en cómo te afectan sus actitudes, sino en tu mamá, y en como ella estará sufriendo a causa de esta situación, sin encontrar la forma de solucionarla.

Cuando hayas logrado, con la ayuda del Señor, que disminuya el número de peleas, deberías entonces buscar un momento justo para una conversación de corazón a corazón.  Lo más probable es que tu mamá esté tan deseosa como tú de que la relación sea sanada, pero tal vez le cueste buscar el acercamiento por temor a tus reacciones.  Trata de  generar un clima de confianza, que ella pueda ver que ha habido un cambio permanente en tu actitud hacia ella, para que pueda expresarte el amor que siente por ti sin temor a ser rechazada o herida.  El amor es una fuerza poderosa, pero para que obre no basta con sentirlo, sino que hay que poder expresarlo en palabras.

Una vez que hayan podido afirmarse en el amor que se tienen, hagan un pacto de comenzar a decirse las cosas con gracia.  Propóngase hablar de lo que les molesta sin agresión, cuidando de no ofenderse mutuamente.  Decidan que cuando surge un problema entre ustedes, la primera reacción sea llevárselo a Dios en oración.  Y como la voluntad expresa de Dios es “…que los padres se reconcilien con sus hijos y los hijos con sus padres…” (Malaquías 4:6), pueden confiar en que Él les estará ayudando en todo para que Su paz pueda finalmente reinar en esta relación.


Siga leyendo...........

 


   
 

 

Sobre el Autor:

El Dr Lucas Leys es quien entrena la mayor cantidad de líderes juveniles en Hispano América. Es el Presidente de Especialidades Juveniles, el ministerio especializado en pastoral juvenil de mayor crecimiento en el mundo de habla hispana y el Presidente de Editorial Vida. Fue pastor de jóvenes por varios años en distintos países y hoy viaja por el mundo hablándole a miles de jóvenes y líderes en conferencias, convenciones, universidades, escuelas, iglesias y seminarios.




   


 

Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com