include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tiendas | Contáctenos
El Poder Del Sufrimiento
El Poder Del Sufrimiento

EL SUFRIMIENTO EN EL PLAN DE DIOS
La persona promedio que le da seguimiento a las noticias está consciente del aluvión constante de historias negativas, informes trágicos de muerte, desastres, violencia y toda una variedad de noticias sencillamente desconcertantes que a diferentes grados resultan inexplicables.  Durante 1994 ocurrieron varios accidentes de magnitud, incluso un accidente aéreo cerca de Pittsburg y el vuelco en forma de campana de un transbordador en el Mar Báltico.  Las personas estaban casi obsesionadas con encontrar los motivos de los incidentes.  Es natural querer saber las causas y motivaciones terrenales directas que conllevan a acontecimientos tristes, perturbadores, o trágicos.  Por el contrario, la mayoría de las personas se niega a buscar  más allá de lo temporal para hallar respuestas espirituales a los sucesos más difíciles de la vida.

Sin embargo, los cristianos bíblicamente cultivados, se darán cuenta de que la soberanía de Dios desempeña un papel en todos los sucesos, desde el más agradable y fácil de aceptar, hasta el más traumático y difícil de entender.  Pero puede que hasta el creyente más maduro en ocasiones tenga que esforzarse para aceptar o incluso percibir los propósitos que Dios tiene con la adversidad.  Aquellos que no reconocen el papel soberano del Señor tenderán a cuestionar el porqué les sobrevienen a ellos los problemas.
Los autores de antiguos himnos con frecuencia tenían una perspectiva propia de la adversidad.  Por ejemplo, considérese la letra maravillosa de Samuel Rodigast de la primera estrofa del himno del siglo XVII: “What’er My God Ordains Is Right” (Lo que mi Dios ordene, haré):

Lo que mi Dios ordene, haré: Santa su voluntad permanece;
Quieto estaré, haga lo que haga Él, y lo seguiré a donde me guíe.
Él es mi Dios; por oscuro que sea el camino. 
Él me sostiene para que no caiga yo:
Porque en sus manos encomiendo mi vida.

Podemos contar con la seguridad de que aunque no veamos ni comprendamos el motivo de una adversidad específica y nos atrape desprevenidos, no será así con Dios.  Jesús, como Hijo de Dios, sabía que debían esperarse pruebas y persecuciones entre las experiencias de todos los creyentes genuinos a través de los siglos.

JESUS PREDICE LA HOSTILIDAD DEL MUNDO
En medio de su discurso en el Aposento Alto, Jesús amonestó a sus discípulos en cuanto a que “si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.  Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Jn. 15:18-19).  Este planteamiento sencillamente reafirmó lo que Él había dicho antes en su ministerio durante el Sermón del Monte:

“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.  Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros (Mateo 5:10-12).


Siga leyendo...........

 

Sobre el Autor:

John MacArthur, es el pastor-maestro de la Grace Community Church en Sun Valley, California. Además, es presidente de The Master's College and Seminary. Es un prolífico autor con muchos éxitos de ventas. Su estilo popular de exposición y enseñanza de la Biblia puede escucharse a diario en su programa radial de difusión internacional "Gracia a vosotros".




Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com