include
 
New Page 1

Menu
Menu
Quienes Somos | Novedades | Libros | Biblias | Libros de Bolsillo | Blog Librería Bautista | Eventos | Tiendas | Contáctenos
Teología y Doctrina  >   ¿Dice eso la Biblia? Ron Rhodes
Código: 007508

Por Ron Rhodes
La diferencia entre la religión cultural y la verdad bíblica

¿Está experimentando un cristianismo auténtico o solamente una religión cultural?


Contenido
Introducción: ¿Dice eso la Biblia?
1. Dios se comunica con nosotros
2. La manera correcta de interpretar la Biblia
3. Nuestro Dios es un Dios maravilloso
4. La maravilla de Jesús
5. La grandiosa creación de Dios
6. El pecado humano: Lo que nunca debió suceder
7. Jesús el Salvador se hizo hombre
8. La salvación humana: Comprados por precio
9. Jesús el Salvador resucitó
10. Poder de lo alto: El Espíritu Santo
11. La iglesia: La familia eterna de Dios
12. Ángeles entre nosotros
13. Nuestro adversario Satanás
14. Profecías divinas en cuanto al fin del mundo
15. La maravilla del cielo y de la vida después de la muerte

Introducción
¿Dice eso la Biblia?
¿Se ha preguntado usted alguna vez si el cristianismo en el que usted cree es el cristianismo genuino, auténtico, de la Biblia? ¿Ha pensando alguna vez en la posibilidad de que a pesar de que la mayoría de sus creencias cristianas son bíblicas, otras pudieran tener más apoyo en otras tradiciones? ¿Alguna vez se ha preguntado secretamente si su idea acerca de la salvación está basada más en la posición oficial de su denominación que en la Biblia? Yo he pensado mucho en estas preguntas mientras investigaba para preparar este libro.

En realidad, cuanto más investigo más fuerte es mi convicción de que el cristianismo de hoy ha sido contaminado, por lo menos hasta cierto grado, por la cultura moderna. Por ejemplo, muchas personas consideran sagrado el día domingo, y que los días lunes hasta el sábado son seculares, pero tal distinción no existía en los tiempos bíblicos. El cristianismo no era una cosa del domingo (aunque las iglesias adoraban a Dios en ese día), sino más bien una cosa de siete días a la semana. Cada día era una oportunidad para vivir para Dios y para glorificarle.

Y cuando la gente oye la palabra iglesia hoy, muchas veces piensa en espacios diseminados en la ciudad, donde los cristianos se reúnen. En los tiempos bíblicos, la palabra se refería fundamentalmente al pueblo de Dios, y el lugar de reunión era secundario.

Además, cuando la gente piensa hoy en iglesias exitosas, piensan en iglesias que tienen mucho dinero y ministerios fuertes. En el primer siglo, una iglesia era exitosa si enseñaba de manera fiel y consistente la Palabra de Dios, la oración, la adoración y el crecimiento en santidad de los miembros. Lamentablemente, hoy los miembros de las iglesias dan pocas indicaciones de ser moralmente diferentes a los que no asisten a las iglesias. Por ejemplo, muchos cristianos ven con toda naturalidad películas clasificadas como pornográficas, y los divorcios son tan comunes entre los cristianos como entre los no cristianos.

La verdad es que nuestro mundo es muy religioso, pero bíblicamente ignorante. Hablamos mucho de Dios, de la oración, del cielo y de los ángeles, y somos una de las naciones de la tierra donde más van las personas a las iglesias. Sin embargo, hay muchas personas —incluidas las cristianas practicantes— que no saben cómo se llaman los cuatro Evangelios. Muchas no son capaces de identificar más de dos o tres de los discípulos del Señor ni nombrar siquiera la mitad de los Diez Mandamientos. Un número sorprendente de personas no sabe quién predicó el sermón más famoso de la historia: el Sermón del monte.

(¡Fue Jesús!). Muchos creen que la frase: “ayúdate que Yo [Dios] te ayudaré” está en la Biblia. (No está. En realidad, Dios ayuda a quienes no se pueden ayudar a sí mismos). Un sondeo de la encuestadora Barna en el 2005 indica que aproximadamente el 25 por ciento de las personas que dicen ser nacidas de nuevo, confían en otros medios diferentes de la gracia de Dios para llegar al cielo, lo cual muestra que tienen un concepto no bíblico de la salvación1.

Digo esto, no para sonar sermoneador ni para condenar ni para hacer sentir culpable a nadie. Lo menciono para hacer hincapié en el importante punto de que el cristianismo y la doctrina cristiana pueden incluir más (y menos) cosas de las que muchos de nosotros somos conscientes. Si muchos de nosotros somos ignorantes de algunos de los personajes primordiales y de las doctrinas fundamentales de la Biblia, ¿pudiera nuestro concepto del cristianismo ser también superficial e incluso no bíblico en algunos puntos? Fue esta preocupación la que me motivó a escribir ¿Dice eso la Biblia? La diferencia entre la religión cultural y la verdad bíblica.

Este libro entra en el fondo de lo que es el cristianismo, basado en el único libro que importa realmente, la Biblia: la revelación directa y especial de Dios a la humanidad. Rechacemos los prejuicios, las exageraciones y las falsas caricaturas, y dejemos que la Biblia hable por sí misma en cuanto a qué es el cristianismo y qué no es. Si usted tiene interés en verse libre de ideas falsas en cuanto al cristianismo y a las enseñanzas cristianas, entonces le conviene leer este libro. Le diré “cómo es la cosa”, y le proveeré también la cosa real: el cristianismo real, y las enseñanzas bíblicas reales.

En este libro demostramos que la moderna religión cultural acepta muchas ideas que no son cristianas en lo absoluto, sino que son, de hecho, claramente antibíblicas. He aquí unos pocos ejemplos:

•La religión cultural une a la religión con la teoría de la evolución. El cristianismo bíblico enseña que Dios creó todas las cosas —incluyendo a los seres humanos.

•La religión cultural enseña que el problema del pecado prueba que Dios no puede ser todopoderoso y omnisciente. El cristianismo bíblico presenta a Dios como infinito en perfecciones, incluyendo su omnipotencia y su omnisciencia. Este Dios todopoderoso y omnisciente tiene, sin duda alguna, un propósito soberano al haber permitido la existencia temporal del mal.

•La religión cultural le resta importancia al pecado en favor de un cristianismo que haga “sentir bien” a las personas. El cristiano bíblico revela la verdadera fealdad del pecado, denunciando sus nocivos efectos.

•La religión cultural le resta importancia y a veces hasta niega la deidad de Jesucristo. El cristianismo bíblico enseña que Él es el mismo Dios.

•La religión cultural tiene ángeles exaltados y a veces se concentra en estas criaturas celestiales excluyendo a Dios. El cristianismo bíblico presenta a los ángeles como servidores del Dios vivo que obedecen solamente sus órdenes.

•La religión cultural enseña que todo el mundo será salvo al final. El cristianismo bíblico habla de dos grupos de personas al final: los salvos y los no salvos, con dos destinos diferentes (el cielo y el infierno).

Quizás usted entiende ahora el porqué, en la introducción de este libro, le hice estas preguntas:

¿Se ha preguntado usted alguna vez si el cristianismo en el que usted cree es el cristianismo genuino, auténtico, de la Biblia? ¿Ha pensando alguna vez en la posibilidad de que, a pesar de que la mayoría de sus creencias cristianas son bíblicas, otras pudieran tener más apoyo en otras tradiciones? ¿Alguna vez se ha preguntado secretamente si su idea acerca de la salvación está basada más en la posición oficial de su denominación que en la Biblia?

Éstas son preguntas importantes que merecen una respuesta concienzuda. Mi esperanza es que este libro le ayude a ver claramente estas cuestiones tan importantes. Mi oración es que Dios siga iluminando su mente para que pueda, cada día, ser capaz de ver el gran abismo que hay entre la religión cultural y el cristianismo bíblico (Juan 16:12-15; 2 Corintios 2:9-12).

Apreciado hermano y amigo, mi mayor deseo y oración por usted es que cuando termine de leer este libro no sólo entienda mejor las grandes doctrinas del cristianismo (y que tenga una mayor comprensión de las modernas distorsiones culturales de ellas), sino que también su relación personal con Jesús se remonte a nuevas alturas de intimidad. En eso, después de todo, consiste el verdadero cristianismo.

Autor: Ron Rhodes Formato: Tapa Suave Paginas:
No. Producto: 46322
Editorial: Mundo Hispano


TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR
 





Solicite información de : ¿Dice eso la Biblia? Ron Rhodes
Nombre *
Edad
E-mail *
Teléfono (Area + Número)
 - 
Fax (Area + Número)
 - 
Dirección
Ciudad
Zona (Si aplica)
País *
Mensaje y/o Comentarios
Favor copiar los siguientes caracteres en la casilla de abajo
 Imagen de validacion

Libreria Bautista | © Copyrights 1996-2019 Página Portal - Xentra.com